Monday 26th August 2019,
Sede Revista – Revista Cultural – Torrelavega

Renacimiento

por Gema Rebolledo

“Sr. Juez: que no se culpe a nadie de mi muerte. Ha sido decisión propia y muy meditada el dejar este mundo. Sólo yo soy responsable de mis actos. Abandono esta existencia, consciente de que hago lo mejor para mi tranquilidad y la de los que me rodean.”

                                                                Fdo.: Mi antiguo yo

 

Ha sido difícil llegar a esta conclusión vital… o quizá no. Llegado a este punto de mi vida, lleno de basuras emocionales, de prejuicios y de quejas, he encontrado la mejor salida: matar, asesinar a mi ego de siempre. Puede que resulte una salida cobarde, puede que alguien lo piense así, aunque me parece que llegué a esta conclusión después de un doloroso proceso.

Empezar por uno mismo es un camino de pérdidas, de costumbres, de sumisiones, de seguir la corriente porque “siempre se hizo así”. Cuando inicié el cambio se llenó el vertedero de porquerías, las fui arrancando del ser y cada una dejó una herida. Entonces me agarré a la nueva versión de mi YO mientras el anterior agonizaba y, como fin último, él mismo se suicidó.

Le puse en bandeja los medios para que acabara con su existencia y dejé de alimentarle… dejó de tener poder sobre mí, dejó de llenarme de podredumbre y murió de hambre y soledad.

Puede parecer un crimen y, sin embargo, no lo es. Es el mejor renacimiento a una nueva consciencia, al presente, a un mundo emocionalmente sano. Mi nuevo YO está libre de juicios, libre de egoísmo mal entendido, libre de residuos malolientes. Mi YO neonato está lleno de “amor propio” y sobre todo disfruta de SER libre.

 

Basura

 

Te soñé desnudo y frío,

toqué tus manos cerradas

y tu boca, en una mueca

de noches sin luna plata.

Al abrigo de mis sueños,

empapado en soledades

te encontré solo y helado,

cubierto de desperdicios

de tantas noches muy negras.

Cuánta basura en tus ojos

acumulando tristezas

que van pudriendo tu alma

con gusanos de indolencia.

Hasta que llegaste al fondo

y te acepté derrotado.

Sólo entonces te vi libre…

Like this Article? Share it!

About The Author

Leave A Response