Sede Revista – Revista Cultural – Torrelavega

El color de la tierra fértil

por David Acebes Sampedro

 

Vendrá de noche

como la luna,

oh destello de luz

para unos ojos furtivos,

rayo que de súbito palpitará

en tus entrañas,

estremeciendo el día

en que el sol no amanezca.

 

Si apenas nacida,

reirá con los pájaros.

Y tendrá el color de la tierra fértil,

ese aroma fresco que desprende la tarde

cuando pronuncia su nombre, y tú llegas.

 

Ángel del verano,

qué inconfundible calor,

¿no oyes las campanas de Fortaleza,

su diminuto corazón que no desentona

latiendo al ritmo seco de una batucada?

 

Yo oigo ya su llanto.

¿O acaso no es llanto

lo que oigo?

Es vida,

lluvia íntima a la espera,

la música de los árboles esforzándose,

dos animales confundidos que se aman

como celebrando la noche o su llegada.

 

Ven, ven pronto,

minúscula niña sin alas,

doble pececillo del Sur y del Norte,

ven, flor de Brasil, ven a mí y duerme

en esta cuna que son para ti mis brazos.

 

Like this Article? Share it!

Leave A Response